casimeritos

Los casimeritos o Ksi-meritos, ¿Qué son?

Los conocidos como Casimeritos o también denominados KSi meritos son un tipo de recién nacidos en forma de muñecos.

Cuya finalidad es poder localizar y ser adoptados por unos padres que les ofrezcan los cuidades neonatales que precisan.

Ésta firma comercial es la creadora del concepto «Virgencita plis» que se ha convertido en todo un hito mundial, gracias a sus productos únicos y bien definidos, nos gusten o no.

Un juguete, queramos o no, están causando furor entre la población infantil y a los sufridos padres les trae de cabeza, literalmente.

De hecho son los más buscados, vendidos y deseados desde México hasta numerosos países del extranjero donde los han acogido con furor.

Son una tendencia, lo aceptemos o reprochemos que está ahí, con una enorme demanda mundial y una aceptación que trasciende continentes.

Lo cierto es que han conquistado el corazón de los más pequeños de la casa.

Y son una forma de demostrar a la sociedad actual que juguetes diferentes, nada electrónicos pueden ser tanto o más válidos que los actuales con tanta tecnología incorporada.

Volviendo sobre nuestros recuerdos infantiles de muñecas de trapo, goma o vinilo como es éste caso.

Gracias a ellos podemos jugar con productos útiles y bien pensados (por la cantidad ingente de complementos que tienen para ellos).

Con los que las niñas se sienten útiles y mamás, con un bebé bajo su cuidado constante, una imitación perfecta de sus progenitores.

¿La formidable historia de los casimeritos?

Estas creaciones salieron al mercado mexicano al principio de los años 2012.

Diseño, fabricación, venta y distribución a cargo de la compañía mexicana Distroller, cuya fundadora es Amparo Serrano Espinosa, nacida en Ciudad de México en 1965.

Esta diseñadora es reconocida mundialmente no sólo por sus juguetes en forma de simpáticos bebitos.

También llevan aparejadas frases típicamente folklóricas mejicanas y junto a las tradiciones milenarias que éste país tiene muy arraigadas.

Han llegado a ser los casimeritos unos muñecos de moda para las niñas de diferentes edades que, en realidad son fetos.

Hay mucha literatura al respecto en relación al machismo inherente a este fenómeno mediático social y cultural mexicano.

Lo cierto es que lo han hecho sumamente atractivo para los niños.

Ya que, a través de numerosos vídeos podrán ver y contemplar cómo es el cuidado y la crianza de un bebé delicado y de bajo peso.

Nació este tipo de juguetes con el dolor de muchos padres que ha tenido un lactante prematuro que no llegó.

Una fiel representación de los que han salido al exterior antes de tiempo.

Por ello están aún por hacer y conformados como tal.

Podremos descubrir con asombro que tienen cordón umbilical y perfectamente remarcado en la caja está escrito: están a 2 de ser un sigoto o baby gestante.

Los comienzos de los Ksi-meritos

En un primer momento fueron dirigidos como target a los padres.

Pero ha sido tan grande el boom que hoy día su público objetivo son las niñas de corta edad, que ven cómo pueden ser mamás

Para ello llegan a cuidarlos con respeto, amor y atención constante a su bebé a medio hacer.

Llegando a existir sitios físicos y centros especializados donde los llevan a vacunarles y hacerle todo lo que, a los benjamines humanos reales.

Se les tiene que practicar por necesidades obstétricas perinatales todo tipo de atenciones primarias.

Personas ataviadas con batas como si de un hospital o centro UCI de neontología se tratara.

Los atienden, ingresan y ofrecen todos los cuidados que «supuestamente» hay que ofrecerles, con personal que se dedica a ello.

Unos dicen que son auténticas aberraciones de la naturaleza, que los niños de edad temprana no debería ni conocer.

Otros a favor de ello, se justifican exponiendo que no deja de ser una realidad como la vida misma y que mejor que desde el principio lo conozcan los jóvenes.

La polémica está servida en bandeja.

Son representaciones neonatales en diferentes estadios de gestación

Tanto si eres un papá o mamá que les compra los juguetes que tus hijos te piden, como si  quieres saber qué hay detrás de cada juguete, esto que te vamos a contar te interesará saberlo.

Los casimeritos son representaciones de fetos humanos que, no llegando a término (es decir, son bebés prematuros, unos grandes prematuros y otros tardíos).

Requieren de los cuidados prenatales que, a los «de verdad!» hay que proporcionarles contante y continuamente.

Los bebés los llama sigotos o fetos humanos para los hispanohablantes.

Ello ha creado una cultura popular en torno a estas preciadas joyas en forma de vinilo que han trascendido al mundo entero.

Abarcando todos los procesos del crecimiento fetal de un ser humano, tanto en forma como en color (el tono de piel representan las semanas de gestación del pequeñín.

Unos son muy chiquitos (en tamaño y conformación física), casi sin forma humana, como es lógico.

Un cigoto en toda su extensión, otros más formaditos ya tienen la apariencia más humanoide.

Pero sin perder el hilo conductor de que se trata de rorros pretérmino y, como tal hay que atenderles, cuidarles y protegerles.

Un vacío psicológico para las madres originó esta creación juguetera de moda

Lo cierto de toda esta historia es que salieron al mercado los casimeritos, ya con un propósito bien definido.

O, mejor dicho, fueron creados como fórmula o método psicológico para llenar ese vacío existente para los padres que han perdido a su bebé en edad tan temprana.

Y  fue cuando las niñas pequeñas los vieron, les gustó tanto que lo acogieron como un juguete más.

Apreciado por su textura ultra suave, sus colores pasteles tan divertidos y coloridos que los progenitores acabaron comprándolos para sus retoños.

El sentido de protección, cuidado y atención puede ser realmente satisfecho gracias a estos muñequitos diminutos.

Que requieren de atención continua, son muy débiles e indefensos, les dan justo lo que hace falta.

Ya que los niños aprenden de los adultos, les copian comportamientos, palabras y actitudes.

Los coloridos Ksi meritos han llegado a ser el juguete preferido por esta población temprana.

Con edades comprendidas entre los 5 y los 13 años, sobre todo niñas las que dan todo su amor a éstos muñecos de moda tan poco formados.

Opiniones de todo tipo giran en torno a éstas figuras y lo que representan

Son unos fantásticos acompañantes en la labor de instrucción infantil, imitan perfectamente a lo que representan.

Según los que están a favor de proveer a sus hijos de este tipo de artículo de juego y les motivan a ello.

Dicen que es una experiencia muy enriquecedora, atractiva y, simulando la cruda realidad le quitan ese punto de dureza.

Endulzándolo con una forma natural de hacerles ver que sólo son un juguete que tienen en sus manos.

Aparecen en nuestros domicilios con el funículo colgando, consiguiendo que sea algo real cuidar a una criatura prenatal.

Y, de esta forma tan humana y racional van educando a los pequeñuelos con la vida real.

Aprendizaje sobre el nacimiento de los seres humanos, la forma en que se alimentan desde la barriguita de la mamá gestante.

Con una incubadora incluida en el paquete, así como un completo parte médico de vacunación del angelito.

También su certificado de nacimiento, que les sirve de paso inicial para conocer la reproducción humana y ver cómo van creciendo los infantes en el seno materno.

Con una gran cantidad de accesorios pediátricos en la misma caja, son completos y a las niñas les apasionan poder disfrutar de ellos.

La educación a través de los muñecos casimeritos de nuestros hijos

Y si entramos en valores que hay que inculcar a nuestros hijos, como representantes de nuestro futuro cercano.

Hay mucho que hablar en colación con estos muñequitos tan tiernos y blanditos, que casi da hasta apuro el hacerlo.

Existen en el mercado mundial infinidad de juguetes de lo más variopinto.

Para que nuestros queridos sucesores puedan aprender, disfrutar y ser mejores personas el día de mañana.

También existen muñequetes sexistas, violentos y para nada educativos, sino todo lo contrario.

Inculcan a nuestros pequeñuelos valores nada realistas sino todo lo contrario, tóxicos y reprochables, algo que no debemos sino reprender.

Los estímulos de los más pequeños son moldeables y contantemente adaptables.

Hasta que crecen y puedan tener sus propias ideas, conceptos y tomar sus decisiones.

Como final de un recorrido de enseñanza (buena, aceptable o reprochable) de su infancia, tú leiges qué quieres que sea de mayor.

Por ello los pasatiempo de los hijos deben ser enriquecedores.

Que les provean de las medidas justas de cariño, afecto, valores personales y éticos.

Para que el día de mañana tengan la conducta y aprecio por la vida, los seres del planeta adecuados.

Los niños aprenden a jugar y sus comportamientos del futuro serán lo que les hemos inculcado

Los mensajes que les vamos (nos demos cuenta o no) inculcando a nuestros queridos vástagos son el pilar fundamental de la cultura.

Que se impondrá y fructificará en las nuevas generaciones, las cuales ellos se verán inmersos, tendrán que acatar y vivir inmersos en ella.

Por ello es prioritario y funamental que sea lo más enriquecedora posible, humana en el sentido más amplio de la palabra para que su edad adulta sea lo que deseamos sea.

Los mensajes que ellos captan a través de su mundo próximo y cercano, como son los libros, cuentos, las películas y los juguetes que les proporcionamos.

Serán la base de su personalidad y del cómo afrontarán los peligros, dudas o miedos en su futuro cercano.

Por ello, conocer el valor a nivel psicológico y social de lo que les ofrecemos a nuestra prole.

Como base de su educación es fundamental para que «sean personas de bien«.

Sirviendo como base del mismo toda una serie de materiales lúdicos que no estén estereotipados.

Estén libres de cargas pretenciosas y les anime a explorar, descubrir y aprender valores personales y globales.

Desarrollando así su personalidad con libertad de expresión.

El éxito de estos juguetes infantiles pretérmino llamados casimeritos

Su éxito se atribuye en parte a la novedad, también a que no existe, ni remotamente ningún juguete similar.

Tan cercano a las necesidades de nuestra progenie y que cumple con su cometido a la perfección.

Que es adoptar un juguete en forma de cigoto, no es una muñeca al uso, como todos conocemos.

Ni por asomo, sino algo totalmente diferente a lo que estamos habituados a regalar a nuestros sobrinos, por ejemplo.

Son fetos en una gran colección, con unas características propias con el lema de tú puedes ser madre desde muy jovencita.

Toda una experiencia para las niñas más tiernas e inocentes.

Los sigotos (como se denominan en Méjico) es el resultado de la unión del gameto masculino y el femenino.

Esto es, del óvulo de la madre y el espermatozoide del padre.

Una vez el gameto masculino atraviesa la capa exterior del gameto femenino.

Ellos dos se fusionan dando lugar al huevo o cigoto (la concepción) que, con tiempo y las condiciones adecuadas llegan a conformar un feto.

Más tarde se convertirá en un precioso bebé humano cuando lleguen al final de su estadio.

Un juguete que representa un cigoto en su estadio primitivo

Están en su etapa más temprana

El más diminuto neonatalmente hablando, con una piel muy fina y delicada, sin pelos.

Poseen brazos y piernas dotadas de articulación, pero no nos hagamos líos.

Hay que mantenerlos constantemente en su incubadora infantil para permitir su desarrollo y crecimiento adecuados.

Como dato curioso, que sepáis que hay que alimentar a los Casimeritos por vía umbilical.

Como si fueran o estuvieran en el seno materno, con el ksuerito (nombre inventado por ellos) como único alimento que pueden y deben digerir.

Vemos claramente estereotipos de maternidad por todos los lados.

El marketing aplicado en esta ocasión a las más pequeñas de la casa.

Haciéndoles partícipes de cuidados que únicamente deben ser proporcionados por profesionales de la medicina pediátrica neonatal.

En manos de una cría que únicamente quiere jugar y divertirse, no tener responsabilidades de adulto.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la cantidad ingente de accesorios que lleva aparejados este producto.

Todos ellos hay que comprarlos aparte (no vienen con el muñeco de goma sino que hay que adquirirlos en sucesivos momentos, como un extra).

Lo que lo hace muy caro y más tratándose de Méjico que el nivel de vida medio no es el europeo o norteamericano.

Así, tendrás que adquirir el queco, el porta bebé, la cuna, la ropita de primera puesta, los pañales, la incubadora.

Así como todo el instrumental para alimentarle y mucho más si queremos tener todo para poder disfrutar todas las posibilidades de este adorable y tierno benjamín a medio hacer.

Son mucho más que un juguete, nos guste o no

Aún existiendo opiniones favorables y desfavorables al uso y disfrute de este muñeco tan raro y especial.

Lo cierto es que ahí están, lo aceptemos o no.

Para los unos son un producto cultural provisto de toda una simbología y ética que promulga las concepciones de la vida real.

Que es cruda y dura como ella misma (como es el que una pareja tenga a su progenie ingresada en la unidad de cuidados intensivos neonatales).

Y que acaban siendo un juguetito infantil adorable y embaucador éstos Casimeritos tan entrañables.

Ciertamente todo ello es una réplica más o menos concreta de ingredientes de la vida real.

Tanto de seres humanos como de artículos inanimados que existen en la vida real.

Con todo este conjunto y, en las manos de niñas ávidas de nuevos conocimientos.

Podrán experimentar, aprender y tener algún tipo de responsabilidad -como los adultos-.

Que cobran de forma fantástica y animada vida, y se transforman en un nuevo mundo lleno de posibilidades.

Donde tú eres la protagonista y quien concreta  las normas.

Concienciar a tu hijo sobre la responsabilidad de cuidar a un bebé

Con esta conciencia del respeto al pequeño que tienes en tus manos en forma de los juguetes llamados Casimeritos.

Sabes que requiere de toda una gran cantidad de atenciones primarias que debes proporcionarle.

Sensibilizada la niña con la crianza respetuosa hacia su chiquitín, de ésta manera los cuidados comienzan mucho antes de su nacimiento.

Unos lo tachan de juguetes sexistas, porque están enfocados a las niñas.

Aunque no es menos cierto que los niños son también una parte del juego y pueden también disfrutar cuidándolos y llenándolos de amor y atenciones.

Otros los definen como sexistas, un ejemplo se da en los que vienen a pares, un modelo que son dos gemelas.

Que ya les inculcan que se evidiaban a muerte, obvio por ser dos chicas.

La una desea lo que posee la otra, muy celosas estaban y comenzaron a pegarse y darse tirones de pelo.

Polemizando aún más estos divertidos juguetitos infantiles, nos encontramos un vídeo que no tiene desperdicio alguno.

De toda una serie de niñas ataviadas como auténticas amitas de su casa.

Están cuidando de sus sigotos al tiempo que corean lo mucho que les gusta ser mamás mientras van a la peluquería, al super y hacen su hogar.

Los casimeritos están enfocados al público infantil femenino

En esta escena que podría parecer habitual y rutinaria, no aparece ningún niño del género masculino.

De todas formas, hay que tener en cuenta que va destinado dicho vídeo a las niñas pequeñas.

Y máxime cuando el casimerito ha sido concebido y distribuido en un país machista de por sí, como es México entonces, ¿de qué nos asustamos?.

Hay que ver las cosas enclavadas en su propio lugar.

Podemos comprarlos o no, en nosotros como adultos está la opción de dárselos a nuestros hijos.

O promoverles otro tipo de educación y muñecos de peluche, trapo o polivinilo diferentes.

Por ahí hemos leído también que son juguetes antiaborto porque estamos dando a un bebé aún por nacer cuidados como si hubieran nacido ya.

Casimeritos y la Fundación Amparo para las niñas y niños desprotegidos

En otro orden de cosas, como parte de un compromiso social de la firma que representan los casimeritos y para apoyar causas benéficas, está Ditroller.

Es la empresa que vende los Ksi-meritos apoya varias organizaciones sin ánimo de lucro, como es la Fundación Amparo para mejorar la calidad de vida de las chicas a través del arte.

Destinado a ayudar a niños en fase de marginalidad y, gracias a ello que hallen un lugar donde poder encontrar educación adecuada.

Un sitio donde ser acogidos, alimentados y educados, con apoyo educativo, incentivación al deporte a través de su museo y centros comunitarios mexicanos.

Summary
Los Casimeritos o Ksi-meritos
Article Name
Los Casimeritos o Ksi-meritos
Description
Los Casimeritos o Ksi-meritos son un juguete de moda mexicano que ha arrasado en el mercado internacional, un bebé por nacer y prematuro
Author
Publisher Name
munecasdemoda.com